Recuperar el hábito para hacer ejercicio

Recuperar el hábito para hacer ejercicio

habitodehacerejercicio

El ejercicio regular es un hábito conocido por promover una salud óptima. Tal vez lo odies o tal vez lo ames. Pero, es el hábito más valioso que puedes tener en tu vida.
Si tú ya haces ejercicio de forma constante, definitivamente sabes a lo que me refiero. Pero si aún no has logrado ser muy activo en tu rutina diaria, en este post tengo para ti 5 infalibles pasos para empezar con el hábito de hacer ejercicio y convertirlo en un verdadero hábito permanente.
Además, descubre por qué el ejercicio puede ser una receta para algo más que mantener alejado al médico. Decídete a hacer algo bueno por ti y sigue leyendo.
Seamos realistas: no es tan difícil de comenzar una rutina de ejercicios. Después de todo, la mayoría lo hemos intentado más de una vez.
El problema, por supuesto, viene con hacerlo de forma constante, es decir convertirlo en un hábito.
Con mucha  frecuencia, tu entusiasmo inicial se evapora y tu energía disminuye poco a poco; te distraes por otras cosas que suceden en tu vida, o tal vez no logras ver resultados con suficiente rapidez y de repente ¡pum! tiras la toalla.
No quiero mentirte,  el ejercicio puede ser incómodo al principio. Y ése es el principal motivo de por qué nos cuesta tanto empezar. Incluso, si tú ya tienes tu rutina de ejercicio establecida, puede que algunos días sientas esa resistencia frente al ejercicio.
La buena noticia es que todo tu esfuerzo es bien recompensado. El ejercicio repercute en muchas áreas de tu vida (sin darte cuenta). Tú solo tienes que enfocarte en construir el hábito de hacer ejercicio y los beneficios caerán del cielo.

1.- Empieza A Hacer Ejercicio Con Una Meta Corta Y Alcanzable Que Puedas Hacer Cada Día
Cuando estas por empezar a hacer ejercicio, lo primero que debes de tomar en cuenta es empezar con lo que tú puedas y ser honesto contigo mismo.
Probablemente hacías ejercicio en algún momento de tu vida y por alguna razón (trabajo, familia, deberes, etc.) dejaste pasarlo y ahora es momento de retomarlo, por lo que este paso también aplica para ti.
Es inútil empezar a tope y dejarlo nuevamente una semana después. Incluso si solo puedes hacer ejercicio en casa, tienes que plantearte una meta.

2.-  Identifica Un Actividad (Que Ya Sea Un Hábito) Como Recordatorio Para Hacer Tu Rutina De Ejercicio
Seguramente estás pensando que un recordatorio no será necesario, jamás podrías olvidar hacer esa meta corta que te propusiste. Pero te equivocas.
La función de un recordatorio no es simplemente para “no olvidar”, es también un fuerte motivador. Genera una cierta presión psicológica, y es clave para formar el hábito.

3.-  Encuentra Una Recompensa Positiva Justo Después De Hacer Ejercicio
En realidad el ejercicio por sí mismo tiene que ser tu recompensa. Simplemente por los múltiples beneficios que ya conoces como verte bien y sentirte mejor. Además de forma natural se producen ciertas sustancias que generan placer y bienestar.
Sin embargo, para formar el hábito es necesario contar con una recompensa inmediata.
Si logras elegir una recompensa a tu esfuerzo que está alineada con tus objetivos, será una motivación para lograr formar el hábito.

4.- Descarga Tu Cadena De Metas Y Lleva Un Registro Diario De Tus Avances
Todos los humanos somos pésimos recordando. Somos engañados por nuestro inconsciente y generalmente tendemos a sobre-estimar el ejercicio que hacemos y cuando lo hacemos.
Para no exagerar y ver realmente el progreso que has logrado,  tienes que registrarlo por escrito. Esto además se convierte en un fuerte motivador.
Para eso, te propongo usar la cadena de metas. Cada día tendrás que registrar si cumpliste o no con tu meta de hacer ejercicio (el plan que escribiste).
5.- Haz De Tu Rutina De Ejercicio Un Hábito Divertido
Cambia tu perspectiva y empieza a hacer ejercicio, viéndolo como un momento para divertirte, para aliviar el estrés y para desconectarte. ¡Deja de verlo como una tortura china!
Tal vez ya trataste con la clase de spinning o de zumba y la odiaste, o tal vez te has hecho daño en tu primer día de pesas. Pero, eso no quiere decir que todas las formas de ejercicio sean iguales.
Hay miles de formas para mover tu cuerpo. Encuentra la que más se adapte a tu estilo de vida y que te obligue a estar activo. Por ejemplo: toma clases de salsa, ve a andar en bicicleta o patines, adopta un perro y sal a jugar, práctica deportes de temporada, etc.

Ainara Payó Iriarte
Psicólogo deportivo y Coach
HYDRA HEALTH HOUSE

Artículo relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *