NATACION PARA BEBÉS

ESCUELA DE NATACIÓN
PARA BEBÉS

De 5

meses

a 2 años

Una actividad enfocada hacia un mejor desarrollo

del niño, que reportará a vuestro pequeño beneficios

físicos y psicomotores, que marcarán su vida

positivamente.

El objetivo de estas líneas es proporcionaros una información global sobre la Natación para Bebés, una actividad enfocada hacia un mejor desarrollo del niño, que reportará a vuestro pequeño beneficios físicos y psicomotores, que marcarán su vida positivamente. El agua es un medio ideal para que disfrutéis con vuestro hijo, que en las clases de natación para bebés descubrirá nuevas sensaciones muy placenteras mientras desarrolla su psicomotricidad y capacidades propias de esta etapa.

En las clases de natación para bebés, éstos se sienten seguros y disfrutan en este maravilloso medio cuando sus padres concentran su atención en ellos, a medida que ellos aprenden a desplazarse en el agua, su sentimiento de independencia y autoconfianza aumenta. Estos son factores que pueden fomentar un incremento en su inteligencia y potenciar el desarrollo integral del bebe.

El comienzo del curso  de natación para bebés es siempre un momento importante, de él dependerán en gran medida sus futuros contactos con el agua. Vuestra colaboración hará que este acontecimiento sea mejor y su desarrollo más eficaz. Antes de comenzar, es importante que recibáis información sobre el contenido de las clases. Esto contribuirá a que toméis la decisión más correcta, sobre el enfoque en el que deseáis que basemos el curso de natación para vuestro bebé, en base a las características personales de vuestro/a hijo/a, a las expectativas u objetivos que esperéis obtener y a la idea que tengáis sobre su educación. Cada niño/a es distinto/a, por ello la aplicación del método de enseñanza varía en función de las características individuales de cada alumno/a.

una persona de confianza para el niño, participa activamente en las clases de natación para bebés

PARTICIPACIÓN DE LOS PADRES

Un adulto, el padre, la madre o, en su ausencia, una persona de confianza para el niño, participa activamente en las clases de natación para bebés, realizando gran parte de los ejercicios básicos con su niño. Por ello es conveniente  que antes de empezar conozcáis el contenido de las clases de  y los fundamentos de nuestra metodología. Esto facilitará que estéis tranquilos y relajados durante la clase. Aspecto muy importante, ya que el estado de ánimo del adulto que se introduce en la piscina junto con el bebé, influye en su proceso de adaptación y aprendizaje. Es conveniente que al menos durante las  primeras semanas venga la misma persona.

LA POSICIÓN DE LA ESPALDA

Para que un bebé pueda flotar y respirar al mismo tiempo, necesita hacerlo de espalda. Cuando trabajamos esta posición existe la posibilidad de que el/la niño/a manifieste rechazo, ya que boca arriba pierde el control de lo que le rodea y esto  le produce inseguridad. En las clases de natación para bebés controlamos todos los aspectos que puedan favorecer una mejor adaptación a la posición de espalda, haciendo que este proceso sea seguro y exitoso.

Clases de natacion para bebes

Tus hijos aprenden a nadar

EL MÉTODO DE ENSEÑANZA

La aplicación del método de enseñanza varía en función de las características individuales de cada alumno. Las clases de natación para bebés son realmente individualizadas y su contenido responde a dos factores:

  • Las circunstancias personales del alumno: edad, carácter, predisposición al medio acuático, experiencias previas.
  • Los objetivos de los padres y la actitud del adulto que acompaña al bebe.
Cursos de natacion para bebes

CONDICIONES HIGIÉNICAS

Las piscinas de Hydra están diseñadas para mantener las cualidades higiénicas del agua necesarias para impartir clases de natación para bebés. Nuestro sistema de depuración y tratamiento del agua es muy potente y eficaz, necesario para mantener unas condiciones higiénico-sanitarias perfectas.

Es necesario poner al niño un pequeño bañador o bañador-pañal, pero no  pañales. El bañador cumple una función higiénica. Evita que, si el niño se hace sus necesidades, éstas caigan al agua. Si esta circunstancia se da, no te preocupes, mantente tranquilo y avisa a tu monitor, él se encargará de que se solucione el problema. Tendrás que salir de la piscina para limpiar al niño e inmediatamente después deberás meterte de nuevo con él en la piscina. Aunque la clase esté terminando es importante que tu pequeño no relacione el hacerse cacas con la terminación de la clase, ya que esto puede estimularle a repetirlo otros días.

Bebes nadando

CONTRAINDICACIONES

Si vuestro hijo presenta algún tipo de problema físico o de salud, consultad siempre a vuestro pediatra. El será quien mejor os aconseje sobre la conveniencia o no del baño.

Piscina bebes

Ganan confianza y seguridad

EL BIMESTRE DE INICIACIÓN

El curso de natación para bebés se inicia con un bimestre en el que la asistencia a clase será de 3 días por semana. A lo largo del bimestre, desarrollamos una serie de ejercicios comunes, adaptados a cada caso particular y siguiendo el ritmo individual de cada niño.

En vuestra primera clase el monitor que os haya correspondido se dirigirá a vosotros, se presentará y os dará alguna explicación de tipo general, para enseguida invitaros a que os metáis en el agua. El primer día de clase es un día completamente lúdico. Sirve para que tanto el bebé como el adulto conozcan la piscina y se adapten a la nueva situación. A partir del segundo día de clase trabajamos para conseguir los objetivos iniciales: la adaptación a la posición de espalda  y construir una base de habilidades motrices.

El contenido de las clases de natación para bebés durante la adaptación y aprendizaje de la posición de espalda se organiza por medio de una estructura clara y sencilla, que se repite cada día, con el fin de que el bebé se familiarice en pocas sesiones con ella, permitiéndole aprenderse en poco tiempo qué ejercicios tiene que hacer, durante cuánto tiempo y en qué orden. El saber con qué se va a encontrar cada día en la clase favorecerá enormemente su adaptación. Las partes de las que se compone esta estructura son la inmersión, el trabajo de espalda, los ejercicios de estimulación y control del cuerpo en el agua y el tiempo de juego.

Algo fundamental a tener en cuenta es que cada niño es distinto y estás diferencias se manifiestan de manera especialmente acusada en la actividad de bebés. Ya que nos encontramos con un colectivo que modifica en poquísimo tiempo sus capacidades y actitudes. Por ello la aplicación del método de trabajo debe ser adaptada a cada niño.

Ejercicios natacion bebes

CONCLUSIÓN

Participar en las clases de natación para bebés va a reportar a vuestro hijo indudables beneficios derivados de la estimulación que proporciona el agua. Se va a originar una mejora física como consecuencia del ejercicio físico que realizará; los niños que viene a nadar son más resistentes a las enfermedades de tipo respiratorio. Aunque venir a la piscina entraña un cierto riesgo de enfriamientos derivado del cambio de temperatura y la humedad, si adoptamos unas mínimas normas preventivas (secar bien el pelo y las orejas, abrigar al niño al salir si hace frío, etc.) no tendrá ningún problema. Su psicomotricidad también se verá mejorada, gracias a las clases de natación para bebés,  ya que al ser el agua un medio denso que ofrece resistencia a los movimientos, estos se ven amplificados haciendo al bebé más consciente de los mismos.

No debéis comparar los progresos de vuestro hijo con los de sus compañeros; cada niño tiene una progresión distinta, esta característica se presenta de manera acusada en el cursillo, dado que en pocas sesiones se manifiestan avances evidentes, lo cual acentúa las diferencias.

Es importante que durante el curso de natación para bebés os sintáis seguros, pues esa seguridad se la trasmitiréis al niño y se tranquilizará antes. La mejor manera de sentirse seguro es estar informado, por ello si os surge cualquier duda o queréis aportar alguna sugerencia hablar con  vuestro monitor, os atenderá encantado.

Muchas gracias

DISPONIBLE EN

Apunta a tu hijo/a