La puerta del cambio

La puerta del cambio

LaimportanciadeenefrentarLoscambios

No nos gusta nada el cambio. Lo diferente nos asusta. Una nueva relación, un nuevo trabajo,… generalmente nos cuesta y aun cuando sabemos que es necesario o que nos irá mucho mejor que en la situación actual, nos acobarda afrontarlo y lo vamos posponiendo, escondiendo la cabeza como los avestruces.

Si hay algo seguro en esta vida es el cambio. La base misma de todo, incluido el ser humano, es energía en constante movimiento y transformación, aunque la apariencia sea de quietud.
Y como nos resistimos al cambio, pretendemos que todos y todo lo hagan por nosotros. Estamos seguros de que si todos y todo cambiaran, no tendríamos problemas y viviríamos felices para siempre.
Es simplemente imposible. Nadie puede convencer ni forzar a otro para que cambie. Podrá pretenderlo y amenazarlo o castigarlo para que haga o deje de hacer algo, pero ello no conlleva el cambio de la persona: en cuanto desaparezca el peligro o la amenaza, será como es o peor.
La puerta al cambio solo puede abrirse por dentro. Por eso no podrán cambiarse definitivamente los comportamientos, que son efectos, si no los ha precedido un cambio de creencias, que son las verdaderas causas.
Si las creencias, que conforman la escala de valores, sentimientos y comportamientos, siguen siendo las mismas, y por tanto el filtro de percepción tampoco cambia, hagamos lo que hagamos los resultados serán los mismos.
Todo cambio es una oportunidad de volver a empezar. Aprender del pasado. Atravesar esa puerta con confianza, ilusión hacia la totalidad de las posibilidades.

Ainara Payó Iriarte
Psicólogo deportivo y Coach
HYDRA HEALTH HOUSE

Artículo relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *