Fisioterapia en Hydra, hoy hablamos sobre la hernia discal.

HerniadiscalFisioterapia en Hydra, hoy hablamos sobre la hernia discal.

La hernia discal es una patología muy extendida en la sociedad. A su vez, la
zona lumbar es la parte de la espalda que más comúnmente se ve afectada.

¿Qué son los discos vertebrales?

Son unas almohadillas cartilaginosas situadas entre las vértebras, que
amortiguan, fijan y permiten ligeros movimientos entre ellas.

Cada uno se compone de dos partes:

  • Una parte central o el núcleo pulposo. Se trata de una sustancia gelatinosa compuesta en un 88% de agua.
  • Una parte periférica o el anillo fibroso que encierra al núcleo.

¿Qué es una hernia discal?

Es la salida del contenido de la parte central del disco (núcleo pulposo) hacia el exterior.

Esta herniación, puede comprimir:

  • La médula, dando lugar a una hernia central
  • La raíz nerviosa que se encuentra a un lado y a otro de la vértebra, (la más común) provocando la contractura refleja de los músculos de la zona, generando sintomatología en la pierna.

¿Por qué y cómo se produce?

Con el envejecimiento, el cuerpo sufre una deshidratación, que afecta también a los discos, limitándose su capacidad protectora y dando como resultado su degeneración. Los impactos no pueden ser absorbidos y se acelera el desgaste vertebral

Las tensiones, presiones e impactos mantenidos y repetidos degeneran la parte periférica, que dejará salir el núcleo pulposo.

¿Qué signos y síntomas produce?

Entre los más típicos se encuentran la sensación de entumecimiento de la pierna, sensación de calambre, cosquilleo, pérdida de sensibilidad, pérdida de fuerza en la extremidad y dolor. La exploración puede mostrar una pérdida de reflejos y alteración postural.

Tratamiento y prevención

Antes de cualquier tipo de tratamiento mediante cirugía o mínimamente invasivo, se indica el tratamiento fisioterapéutico. En la mayoría de los casos, este dolor remite con tratamiento conservador. De la misma manera que podemos tratar esta patología también podemos prevenir su aparición a través de las siguientes recomendaciones.

§  La correcta higiene postural en las actividades de la vida diaria laboral y deportiva, es fundamental. Las malas posturas, sedestación prolongada, movimientos repetidos de flexión de tronco, cargas de peso inadecuadas… provocan la deformación de los discos y la consiguiente hernia discal.

§  Estabilidad Lumbo-Pélvica. La inestabilidad a nivel lumbar está en directa relación con el dolor lumbar, que más adelante puede generar una hernia discal. ​Muchos estudios demuestran que la estabilidad de la zona lumbar depende de la musculatura abdominal y pélvica. Los ejercicios dirigidos al fortalecimiento de esta musculatura resultan altamente efectivos y seguros, habiéndose obtenido grandes resultados en pacientes con hernias discales que padecen dolor lumbar.

§  Movilidad y flexibilidad lumbar. Debe haber un equilibrio entre la estabilidad y la correcta movilidad de la columna lumbar, puesto que siendo ésta muy rígida también es mayor probabilidad de lesión. Por esto también se recomiendan ejercicios de movilidad lumbo-pélvica y flexibilidad de su musculatura.

 

Amaia Arretxea Legarrea

Fisioterapeuta en Hydra