BEBE – LUDUS

ESCUELA DE NATACIÓN:
BEBE – LUDUS

ESCUELA DE NATACIÓN: BEBE – LUDUS

El programa Ludus es una actividad para bebés basada en una propuesta de juegos y ejercicios que estimulan las habilidades del bebe en el agua, va dirigido a bebes de 6 a 24 meses. Tiene un  planteamiento educativo orientado favorecer el desarrollo integral del bebé, pero con un alto contenido lúdico.

Los recién nacidos están perfectamente dotados de una variedad de reflejos que hacen posible el progresivo desarrollo de una conducta adaptada al medio en que se desenvuelvan, en este caso el agua. Limitar las experiencias del primer año a la estancia en la cuna o en el cochecito de paseo significa reducir el desarrollo tanto físico como intelectual de nuestro bebé, en un período crítico de su vida. Es un hecho contrastado que todos los psicólogos y pedagogos especializados en el tema, reconocen la importancia de los primeros años en la vida del individuo y, a pesar de ello, muchos seguimos sin prestar la atención necesaria hasta la entrada en la escuela.

La importancia de esta actividad, lo que la hace tan especial, es que persigue un objetivo muy importante para los bebés como es promover la estimulación temprana. Dicha actividad, es uno de los mejores métodos para cumplir este objetivo por dos motivos, primero, dado que tiene lugar en un ambiente de juego y placer y segundo, porque aporta beneficios importantes sobre el bebé debido a los componentes físicos (agua, movimiento, calor) que contiene esta actividad.

una persona de confianza para el niño, participa activamente

en las clases de natación para bebés

PARTICIPACION DE LOS PADRES

El acompañante es una figura primordial en esta actividad. En un principio serán el papa, la mamá, o una persona de confianza para el bebé y con la que se encuentre feliz y confiado. Su función principal en la piscina además de aplicar los ejercicios básicos, es la de ser soporte emocional para su bebé. ¿Esto que quiere decir? Desde el mismo momento de nuestro nacimiento somos seres sociales, vivimos en grupo, aprendemos en grupo, nos relacionamos en grupo…y en estos primeros momentos de nuestra vida, nuestros principales referentes son nuestros padres. Los bebés son especialmente sensibles a la comunicación no verbal (lenguaje corporal) de sus padres.

Durante la actividad acuática con bebés, la actitud de los padres es primordial para la tranquilidad del pequeño/a. Deben mostrarse tranquilos, relajados y confiados, es muy importante que confíen de verdad en los beneficios de esta actividad para sus hijos/as, y que sigan atentamente las instrucciones dadas por su monitor/a al comienzo de cada clase, ya que solo así les podrán transmitir estas sensaciones positivas a sus hijos.

Como el/la niño/a, los padres también tienen que pasar en periodo de adaptación para poder llegar a dos puntos:

  • Aprender a sostener y/o llevar al bebé en el agua con seguridad.
  • Disfrutar de la actividad con tranquilidad y entusiasmo.

Los primeros días de actividad se realizan ejercicios muy sencillos y sin apenas variaciones, esta estructuración tiene como objetivo que padres e hijos/as tengan una adaptación tranquila y exitosa.

BENEFICIOS DEL PROGRAMA BEBE LUDUS

Mejora del desarrollo por estimulación debido a la densidad del agua que aporta resistencia, fricción y flotabilidad:

  • Físico:
    • Fortalecimiento del sistema respiratorio.
    • Mejora de la fuerza, capacidad física y tono muscular.
  • Psicomotor: por la amplificación de la percepción de sus movimientos. El bebé que aún no camina encuentra en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, siendo mucho mayor la libertad y continuidad de movimientos. A muy temprana edad comienzan a tener nociones de desplazamiento y distancia de una gran riqueza y sensibilidad, lo que favorecerá en una mayor coordinación motriz.
Natación para bebés

Mejora del sentido del equilibrio, por la experiencia en flotación.

Fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio. La natación fortalece el corazón y los pulmones. Debido al trabajo respiratorio que se realiza en el agua se aumenta la eficiencia en la oxigenación y traslado de la sangre.

Estimula el equilibrio.

Ayuda al sistema inmunológico.

Estimula la inteligencia del bebé. Está demostrado que los bebés que han hecho natación en los dos primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.

Favorece relación afectiva y cognitiva entre el bebé y sus padres. La realización de un programa acuático para un bebé le llevará, junto con sus papás a compartir situaciones ricas y profundas que no sucederán de otra forma pues se van a juntar las reacciones innatas e instintivas del bebé con las propias vivencias que genera la práctica de la natación, que sin duda ayudaran al conocimiento mutuo, y al desarrollo de una relación afectiva de calidad.

Apoya socialización en un ambiente lúdico y recreativo. La convivencia en la piscina con otros niños le ayudará a relacionarse mejor, además de que aprenderá a compartir y realizar actividades junto a otras personas. El niño adquiere más confianza para comunicarse y desarrollarse en grupo, ya que estará en constante contacto con monitores, padres y otros bebés.

Tus hijos aprenden a nadar

CONCLUSIÓN

El programa BEBE -LUDUS se desarrolla en una etapa fundamental para la vida del bebe y para la de los padres. Nuestra labor como educadores es acompañar a los padres en esta hermosa tarea provocando situaciones placenteras y lúdicas.

DISPONIBLE EN

Apunta a tu hijo/a